North Trip on the beach.

agosto 14, 2006

Será difícil volver a tener vacaciones tan aburridas y relajantes al mismo tiempo.

 

Básicamente me la pase en una banca de un color vino que se encontraba en el patio trasero de la casa donde nos quedamos, tenia una buena vista, alcanzaba a ver desde los primeros hoteles de la carretera por “El Sauzal” hasta el faro terminando ensenada por “Stero Beach”, podía bajarme a las piedras que estaban a 3 metros de la ventana y meterme al agua (aunque no lo hice) y de vez en cuando veía mi paz interrumpida por una que otra lancha que pasaba frente a la casa con una grabadora tocando “el tao tao” a todo volumen.

 

Hubieron un par de Highlights que le dieron una especie de clímax a toda mi vacación, el martes regrese a Mexicali para arreglas lo de mi nuevo trabajo y hacer mi horario para este semestre en la escuela, me llevaron a la central de camiones cuando faltaban como 20 minutos para que saliera el camión, siempre que salgo así fumo antes de tomar el camión y esta vez no fue la excepción, me pongo a ver a la gente alrededor y preguntarme quienes se irán a subir a mi camión, se ira a sentar a mi lado? Si no va al mismo destino que yo como será su vida? Esta vez las personas a las que mas note fue a una señora de unos 50 años, robusta y cargando a un niño pequeño, una tipa de unos 30 que es el epitoma perfecto a la soltera mayor que ama el regueton y a una muchacha cuya edad no pude distinguir, era mas o menos de mi edad, pero no podría decir con certeza si mayor o menor, lo que me llamo la atención era el pantalón que llevaba, era un levis (por que así le decimos en el norte a los jeans) azul pero con algunas palabras grabadas con pintura que no se veía de fabrica, me recordó la moda 80’era en la que graffiteabas tu ropa. La gente empieza a subir al camión y yo espero a que se acabe mi cigarro, una vez que pasa esto abordo yo también, lo primero que veo es los asientos de atrás, he viajado en estos camiones infinidad de veces desde que tengo 17 años, durante alguna temporada incluso 2 veces por semana ya hace tiempo y en todo ese tiempo solo 4 veces me a tocado compartir el asiento con alguien pues generalmente no se llena el camión y me voy a los asientos que se ven vacíos, esta vez fue una de esas 4, me toco el numero 12, lo encuentro y voy con la chica que aparentaba mi edad, me siento, espero un poco en lo que decido que hacer, si esperar a que pongan la película, escuchar música o leer un libro, decido que el libro es la mejor opción pues mas tarde no tendré luz en caso de arrepentirme, tomo el libro de la mochila y empiezo a leer, poco tiempo después empieza la película en la televisión y me quedo viendo para ver cual es, mientras siento que la tipa voltea a verme, luego ve el libro que ya esta entrecerrado, solo sosteniendo la pagina donde me quede con el dedo pulgar y mostrando el titulo: “El evangelio según Jesucristo – José Saramago”, luego voltea a verme de nuevo pero decido evitar el contacto visual, después empieza la película, la cual resulto tan entretenida que ya olvide su nombre, en un momento ella voltea y me dice

Ella: Como que esta haciendo [inserte balbuceo aquí].

Yo: Que?

Ella: Como que o sea, esta súper caliente aquí, verdad?

Yo: Ah….claro….sofocado mas bien. [En mi mente: Genial, es fresa.]

Ella: Ay si, deberían de prender la refrigeración o algo.

Yo: Mmmjjmmm…

 

Y seguí viendo la película.

Ya que termino me puse a pensar en que hacer ahora, en ese momento decidí sacar el cd player y al momento que lo hacia volteé hacia donde estaba la tipa, quien me miraba y en ese momento hizo una sonrisa que gritaba “Hey! Demonios! Estoy aburrida, platica de algo conmigo!”, en ese momento hice lo que cualquiera hubiera hecho, me puse mis audífonos y seguí en mis asuntos.

Dure hasta el jueves en Mexicali son nada trascendente mas que la batalla por conseguir un buen horario en la escuela, solo no llevare una materia obligatoria (Teorías de el aprendizaje) pero en su lugar tomare una optativa (Sociología y Lenguaje), cuando llegue a Ensenada casi me peleo con un indigente desquiciado que se molesto por que solo le di una moneda de 50 centavos y que termino arrepintiéndose al darse cuenta de que había una patrulla en la otra esquina.

Creo que el viernes fue mi mejor día, tengo la costumbre de salir de vez en cuando y manejar sin sentido alguno, nada mas ver las calles y a la gente, especialmente los fines de semana y en la noche, ese día eso fue lo que hice, maneje por el boulevard costero y unas calles solo un rato, aproximadamente a las 9 decidí llegar por un capuchino a un café que esta por la calle primera, veo que no hay mucha gente en la parte de afuera que es donde puedo fumar, paso a la caja y me recibe una muchacha con una sonrisa enorme un poco amigable y coqueta a la vez, no recuerdo los precios pero ni siquiera volteo a verlos y le pido un capuchino de vainilla, me sorprende que no me pregunta si es para llevar o para tomármelo ahí pero no me importa, me siento en la mesa de al lado y me pongo a divagar unos minutos acerca de todo lo que he vivido en ese café, desde momentos de mi niñez hasta el “conocer” a una ex novia, como a los 3 minutos la muchacha de el mostrador me mira y dice “Frapuccino de vainilla” y justo cuando me voy levantando reacciono y pregunto:

Yo: “Frapuccino…?”

Ella: Si, de Vainilla. Mientras me muestra la sonrisa de cuando llegue.

Decido no decirle nada, tomo el Frappe mientras me ve y sigue sonriendo, me doy la vuelta y voy para afuera, mientras cruzo la puerta decido que no me voy a quedar ahí, si no que iré al centro de el malecón, que en si el malecón esta en lastra esquina pero el centro como a 2 calles, me voy a pie y llego, me siento de frente a la bandera y de espaldas al mar que a esa hora ya no tiene color). De mi lado izquierdo esta una familia, como muchas que junto con las parejas son la mayoría de grupos alrededor, una niña de 5 o 6 años pasa corriendo enfrente de mi cuando voy prendiendo mi cigarro y me arrepiento, se me queda viendo como si supiera que no me gusta que los niños me vean haciendo eso y se ríe mientras sale corriendo de nuevo, sigo viendo a la gente alrededor y esperando que ninguno de los homosexuales que salen a esa zona a “ligar” se me acerque, pasa la niña de nuevo un poco mas despacio y me mira sonriente, a diferencia de los casos que ya platique, en este devuelvo la sonrisa.

Anuncios

2 comentarios to “North Trip on the beach.”

  1. Maga said

    Lo de hoy es ir a Ensenada 8)

  2. Rudy said

    We! Ensenada es la onda! Tiene todo!: Party, Playa (Se traduce en Surfing, Cerveza y Bikinis, jaja), tambien tiene lugares para relajarse y olvidarse de todo.. pero sobre todo: la gente es super amable.. bueno, la mayoria…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: